Gracias a la vida




He sacado dos cosas positivas de estos cinco meses: primera, la certeza de que ya no estoy sola, que alguien me apoya en los momentos difíciles y que el cariño se hace fuerte en las dificultades; y segunda: he dejado de fumar, la primera semana y por la vía rápida (el miedo hace milagros).

Y también ha pasado algo curioso: le he dado una vuelta de tuerca al latido extra y lo he convertido en algo positivo, casi metafórico. Al fin y al cabo no soy nada distinta de los demás, incluso soy una privilegiada en muchas cosas, y el sufrimiento forma parte de la vida. Incluso creo que veo las cosas como las veo (Veo, veo... decía el título anterior del blog) gracias a la vida, que me ha dado, y me da, tanto, que me ha dado la risa y me ha dado el llanto. Por eso soy yo. Al igual que cada uno es cada uno como resultado de sus alegrias y sus quebrantos.

Por eso mi corazón late diferente y por eso veo las cosas pequeñas muy grandes y las grandes muy pequeñas (con una sola excepción).

No hay comentarios: