En clave de dos.


Yo soy la Reina de mis mares
y no me hacen falta más océanos.
Neptuno no me convence:
la llave no está en su fuerza, sino en mi corazón.



No hay comentarios: