Despoblación

En enero murió de frío el guardia forestal y en febrero su mujer murió de tristeza. En marzo una pulmonía se llevó al otro mundo a Remigio, el leñador, que ya era viudo, y en abril encontramos al herrero ahogado en el río. En mayo murió la tendera, nadie supo de qué, y en junio, su marido, de un ataque al corazón. En julio murió, desangrada, Adelita la soltera y en agosto el médico se suicidó sin dejar nada dicho. En septiembre apareció la matrona con un tiro mortal en la cabeza y en octubre nos dejó el cura D. Benito, que Dios lo tenga en su gloria. En noviembre murió el último niño del pueblo y en diciembre la maestra. Ahora tengo miedo porque empieza un nuevo año y solo quedamos tu y yo.

2 comentarios:

Vazzen dijo...

No sé como llegué aqui pero, al leer esto en tu blog, senti algo de soledad(snf).

Pero de que me gustó, pues me gustó.

¡sigue sonriendo!

Rodzet Rodriguez dijo...

...bello....Siempre te leo..