Cuento de hace mil años


Era la planta preferida de la princesa; un rosal frondoso, de tallo erguido, espinas fuertes y hojas verdes y sanas, que vivía en el jardín de palacio.
Pero ocurrió una desgracia: vino un viento huracanado que lo arrasó todo y el rosal no pudo resistir el envite. Sus ramas se quebraron y acabó con sus rosas en el suelo. Se sentía como un vulgar rastrojo y en sus noches de delirio marchito oía voces extrañas que salían de la tierra donde se aferraban sus raíces.
«Que desgraciado soy, en mi raíz suenan voces extrañas: ¡El rey Midas tiene orejas de burro! ¡El rey Midas tiene orejas de burro! », se quejaba un día el rosal con lágrimas como espinas.
Él no sabía qué significaban aquellas palabras, así que decidió investigar. Preguntó a los árboles más antiguos del jardín, que guardaban la sabiduría en el tronco, y estos le respondieron: «Es solo una historia que hace mucho tiempo un hombre escribió; se llamaba Ovidio». «¿Pero por qué las oigo yo?», preguntó el rosal. «La trajo el viento con su fuerza, pero pertenecen al pasado y al mundo de la imaginación, no has de tener miedo» le dijo el árbol.
Pero el rosal siguió escuchando todas las noches aquellas misteriosas voces que salían de su propia raíz; consumía toda su savia en reflexionar sobre su significado y no le quedaba ninguna para crecer de nuevo.
Una vez restaurado el palacio, volvió la princesa a visitar el jardín y viendo a su rosal preferido maltrecho y sin fuerzas, preguntó al jardinero qué ocurría: «¿Le falta agua a mi rosal?, ¿le falta abono? ¿Qué le pasa jardinero?» «No, princesa, lo riego a menudo y lo abono como es debido, pero tiene una enfermedad que lo consume: oye voces desde el fondo de la tierra que lo alimenta y eso le impide crecer».
Inmediatamente, la princesa dio una orden al jardinero: «¡Transplántalo lo antes posible! ¡Mañana quiero verlo frente a mi ventana!» «Será traumático mi princesa, perderá raíces y algunas ramas”», le contestó en jardinero. «No importa, transplántalo, corta todo lo que no sirva»
A la mañana siguiente, sólo una ramita de rosal despuntaba sobre la tierra frente a la ventana de la princesa. Ésta, recién levantada, abrió su ventana y le habló así: «¿Cómo estás rosal mío?, ¿sigues oyendo tus fantasmas? ¡Se sordo por mí: necesito que vuelvas a darme flores como aquellas!»
Y así todos los días, hasta que el rosal dio como respuesta un pequeño brote, un milímetro más, un verdor distinto y más brillante, y, luego, hojitas tiernas de un color verde luminoso. Y, por fin, en primavera, rosas rojas de un exquisito olor.

5 comentarios:

hEto dijo...

Jooder!!, que bonito Sra. o Sta. Ramírez (de las ramas del rosal).

Precioso y emotivo, a la par que bello en la ejecución, este cuento milenario de fábula que me has regalado.
Y me lo apropio, por la cara, con todo el conocimiento, puesto que parezco ser el único que lo/te ha leído/lee.

Da gusto entrar en este cuento de hadas que por blog has creado, cuando ningún petulante aprendiz de escribano con ideas napoleónicas se siente, sin molestar ni interrumpir el silencio de tus sublimes palabras.


Me encanta leerte; me encanta.

Te dejo un beso sin espinas, ni tallo fuerte, ni abundantes hojas verdes con sus correspondientes flores de colores… pero con todo el conSentimiento.


H.

hEto dijo...

Eoooooo!... Hay alguien ahí??.

Demasiado eco resuena :
Eooooo, eoooo, eooo, eoo, eo.
Hay, hay, hay, ha.
Alguien, alguien, al.
Ahí, ahí, ah.


Si pudiera hablar con el hada que mora por estos lares, y que supongo es la que escribe estos cuentos y otros otros...
Le diría : ESCRIBE, IBE, IBE, I.


Tengo síndrome de abstinencia, xD.


Espero que alguien o algo escuche mi desesperada tragedia : Necesito... otra dosis, please.

chic Gucci shirts dijo...

good!

marta susana dijo...

Hoy, con un poco más de tiempo, estuve recorriendo algunos blogs.
Muy interesantes tus artículos.
Si me permitís me gustaría seguirte.
Te invito a visitar mi blog, es méramente un hobbie, sumado a los artículos de voy subiendo en tercer grado primaria del Instituto Orsino y Esba Lugano, en CABA.Argentina,lugares donde trabajo.
Me interesaría tu opinión.
Saludos

marta susana dijo...

MI BLOG ES WWW.LAMABELA.BLOGSPOT.COM