Ley antitabaco

Se prohibe que las mujeres fumen mientras esperan a su amante. Ni siquiera se permitirá que lo hagan tras los cristales de alegres ventanales. Y mucho menos si el amante se llama Ulises.

2 comentarios:

Raquel Bazán dijo...

Me ha gustado mucho lo que escribes. Lo encuentro ameno, diferente y con finales que sorprenden y llaman a la refllexión.Así que me tendrás de vuelta por tu blog. Saludes y feliz fin de semana.

Alice dijo...

Anda, si ahora he caído en que eres mi compi de curso, jeje, qué cabeza tengo :-) Otro abrazo